Hora local en Montevideo:

Del Slogan al barrio

0

Por Diego Murara (Concejal Municipal E por Partido de la Concertación)

“Presupuesto participativo”, “Democratizar la gestión”, “Gobierno de cercanía.”
Todos estos son parte de los conceptos que acompañan al proceso de descentralización llevado adelante por los 6 gobiernos del Frente Amplio en la Intendencia Municipal de Montevideo.
Son eslóganes pegadizos y llamativos, sin duda, pero que en definitiva no han dejado de ser eso: eslóganes. De poco sirve repetirlos y remacharlos si la gente no los ha incorporado. Ya sea porque el proceso se comunicó mal, la gente no lo entendió o sencillamente porque no lo encuentra útil, la realidad es que el proceso de descentralización no ha sido acompañado por los vecinos, y sin ellos, no tiene razón de ser. Se puede constatar cuando se votan los concejos vecinales: vota alrededor de un 1%, hay problemas para conseguir cantidad mínima de candidatos (lo que en definitiva implica que cualquiera que se presente sale) o incluso en las dos últimas elecciones de alcaldes y concejales municipales, donde la participación disminuyó.
Pero sin ir a los números, todos debemos haber escuchado lo siguiente cuando hablamos con los vecinos: ¿Para qué sirven las alcaldías? ¿Qué hacen los alcaldes? ¿Quién es el alcalde? ¿En qué municipio vivo? No es que no hagan nada, pero cuando poco pueden incidir en los principales problemas barriales, es difícil que la gente lo entienda.
Pongamos como ejemplo el tema de la basura. En mi caso, recibí decenas de llamados y mensajes de texto con foto incluida, sobre los contenedores desbordados de basura por todos los barrios del municipio, agravado especialmente en los barrios alejados de la costa. Aparte de escuchar, explicar que el tema corresponde a la Intendencia y no a la alcaldía e ingresar el trámite para que la Intendencia haga lo que corresponda, no hay muchas más opciones. Si me genera vergüenza dar esa respuesta desde una alcaldía, imagino la vergüenza que debe pasar un militante oficialista que viene lidiando con el tema hace 25 años.
Y ahí está el eje de la cuestión. No se puede estar 25 años con el mismo problema, fallando una y otra vez. Si es por ADEOM (lo que ellos niegan) 25 años sobran para llevar adelante una política de RRHH adecuada. Si el problema se genera por la falta de gestión (lo que parece más probable, ya que apenas se cuenta con 15 camiones para toda la ciudad) 25 años sobran para generar una flota como corresponde.
Para que funcione la descentralización, tienen que darle más oxígeno, no quitarle como harán con el nuevo presupuesto. Se tiene que habilitar el voto cruzado para que la gente pueda elegir a quien consideren los mejores candidatos a alcalde e intendente, aunque no sean del mismo partido. Las alcaldías tienen que poder incidir más en temas como el de la basura, tienen que brindar más servicios como el de la partida de nacimiento. En definitiva, tienen que ser útiles. Los procesos políticos son con la gente, no de espaldas a ella. Hay que bajar del eslogan al barrio, para tener una ciudad más limpia, moderna y segura.

Déjanos tu Comentario


*