Hora local en Montevideo:

Libertad para pensar y opinar en el FA

7

No se cómo opinar para no lastimar a mis compañeros, a mis amigos, a mucha gente. No se cómo escribir para no ser de aquí o de allá. Pero crecí en política con aquel precepto de Carlos Chassale :” yo tomo partido hasta cuando se discute la orientación del viento”.

Hace días que trato de encontrar esa dirección y solo veo remolinos girando en torno nuestro. Aparecen las caras de mis compañeros envueltas en el torbellino, chocando entre si, disparadas hacia no se sabe donde.

¿Cómo opinar sobre Ancap? Si hay que tomar partido por el directorio encabezado por Raúl y secundado por el Mien de Roberto  o por el Mef liderado por Fernando y secundado por Danilo.

La inmensa mayoría creíamos haber votado al gobierno del FA, a Pepe y Danilo como la fórmula más potente que recuerde la historia reciente, ¿ y ahora nos dicen que eran gobiernos paralelos y se acusan mutuamente?

¿Cómo opinar sobre Raúl? Si hay que tomar partido por el compañero que supo mantener diferencias nada menos que con su padre por el FA y llegado el momento, rompió con su grupo para permanecer en el Frente, que ganó en las internas con una tremenda campaña y ayudó a que Tabaré fuera presidente o por el licenciado, que dice ser pero que no es y que dice no ser pero que es, según el reportaje y el curriculum que se mire.

Si decido reconocer sus aportes y trayectoria, soy un obsecuente, una foca aplaudidora -como gustan decir algunos compañeros hoy día pensando que es un hallazgo brillante-, que niego la realidad y no entiendo el debilitamiento institucional que significa la pérdida de credibilidad del vicepresidente ante la ciudadanía y la consecuente grieta que se abre para el gobierno y el FA respecto al pueblo.

Si decido pedir su renuncia pues las instituciones, el gobierno y el FA están por encima de las personas y su respeto y credibilidad deben ser salvaguardadas, soy de derecha, me sumo a la estrategia privatizadora de Ancap, quiero cerrarle la carrera política a un gran compañero que se perfila como el futuro presidente y estoy conspirando con un sector del propio FA contra otro.

Me niego. Soy frenteamplista, es decir, unitario sin exclusiones por definición y no acepto que nadie me enmiende la plana en esto. Quiero poder opinar sin ser encasillado aquí o allá. Lo siniestro del debate interno que se ha generado no es la posición que se tiene sobre cada tema en concreto, sino el marcar territorios enemigos y obligar a la inmensa mayoría de frenteamplistas a quedar de un lado o del otro. Quita libertad para pensar y opinar, esto es trágico. Y sin ideas libres ¿qué podemos esperar?

La teoría del enemigo interno es la destrucción del FA y, por ende, de toda posibilidad de cambios progresistas en Uruguay por mucho tiempo.

Albert Camus, un intelectual brillante y hombre comprometido con su tiempo, predicaba la ética de la acción, aquella que no somete los medios a los fines sino que, por el contrario, reclama que la acción sea la práctica consecuente de aquellos fines. Se animó a criticar y abandonar a su partido comunista y a la URSS así como al FNL de Argelia por sus métodos terroristas, sin tener que renunciar a sus valores y principios.

¿No es esto lo que necesitamos? ¿Cada idea que lanzamos dentro del FA, especialmente los formadores de opinión -partidos y sectores, dirigentes, intelectuales, periodistas, militantes, activistas- reparan en esta ética responsable y cuidadosa de fomentar el clima de libertad para pensar e intercambiar salvaguardando la unidad?

Ni usar la unidad como tapabocas y plancha de cerebros ni disparar acusaciones condenatorias y lapidarias que levanten muros infranqueables entre enemigos irreconciliables. Se puede.

 

7 comentarios

  1. Excelente artículo, aporta a una reflexión necesaria sobre nuestra fuerza política. Y aunque la oposición no nos da tregua y la interna se enmaraña cada vez más, debemos esforzarnos para encontrar los caminos de entendimiento y respeto que parece haber olvidado.
    Gracias compañero, creo que somos miles las que estamos tristes, llenas de ruidos, entreveradas.

  2. Sin hacerme el desentendido, porque he tomado partido es esta discusion, hay en momentos que siento que la causa viene mas por personalismos y cuentas viejas, y que a los de abajo nos lleva la corriente. Hoy mas que nunca es tiempo de renovacion, de dejar lugar a las nuevas generaciones, que no estan midiendo esas chiquitas. Salud.
    Yeye

  3. ÉTICA. es la palabra clave , la pregunta es la tiene Raúl para mentir sobre un título que no posee de una licenciatura que no existe? Como frenteamplista me siento muy dolida y como universitaria estafada.

  4. Todo lo que está pasando va a dejar una herida profunda en el Frente. Pero no por eso debemos callar ni dejar de decir cuando se sobrepasan los límites de lo éticamente admisible. Pero es preocupante. Cómo salimos de esto? Realmente el MPP debe revisar mucho sus candidatos, su ética y sus estratregias. Y el resto del Frente también. Aunque hay diferencias!!

  5. Buena, Ewe. Necesitamos más calma y menos conventillo. Hay que asumir los errores, y seguir. La gente necesita que trabajemos con ella y por ella. A veces los juegos palaciegos dan malos resultados; es necesaria la inclusión de nuevos compañeros y compañeras en la escena política. Pero no es necesario que sean super héroes. Se necesita que respeten la inteligencia de las personas, la Democracia y los principios frenteamplistas de unidad en la diversidad, solidaridad y lucha por la igualdad. Si aparece quien quiera comprometerse de esa forma, tendrá el apoyo de miles. Pero cuidado con los candidatos de laboratorio pues les cuesta mucho mantener las tensiones de la lucha politica y sostener la defensa de estos principios .

  6. Un planteo que contribuye a elaborar un relato sustentable, que deberemos buscar profundizando la democracia interna. Buena Ewe, siempre aportando.

  7. IBRAIM

    La preocupación es legítima. Pero ¿donde están las instancias orgánicas del FA? ¿donde se toman las decisiones y se puede y debe dar el debate?¿en los medios de prensa de la derecha? ¿en las redes? Muchos frenteamplitas venidos a funcionarios de gobierno, al parecer se olvidan de las instancias orgánicas y de las resoluciones de la fuerza política, a la hora de cumplir con sus cometidos. Lo de ANCAP y lo de Sendic (Mujica-Astori) es lo actual, pero en el pasado hay muchos episodios que muestran esta situación. Resoluciones expresas de las máximas instancias orgánicas del FA , que debieran tener fuerza de mandato imperativo a los funcionarios de gobierno, desde el Presidente hasta sus ministros, son frecuentemente ignoradas y violentadas, muchas veces en lo oscurito, por quienes gobiernan en nuestro nombre. Entonces ¿donde y a quienes hay que reclamarle?

Déjanos tu Comentario


*