Hora local en Montevideo:

España en su laberinto

0

Por Federico Rodríguez (Corresponsal de VECINOS DIGITAL en España e Italia)

El domingo 26 de junio el electorado español será convocado a unos nuevos comicios para elegir el presidente de gobierno y la conformación de las cámaras legislativas.

El resultado de las elecciones del 20 de diciembre pasado dio un Congreso fraccionado que impidió las mayorías necesarias para formar gobierno porque, además, en los intentos que hubo mediante alianzas políticas, no se llegó al número de diputados suficientes para hacerlo, por lo que esta legislatura pasará a la historia como la más breve desde que fue recuperada la democracia en España.

Estos cuatro meses sirvieron de pre campaña para la mayoría de los partidos, que desde un principio apuntaron a nuevos comicios aunque también quedaron claros algunos posicionamientos de las diferentes fuerzas políticas.

En el sistema político español la figura jurídica del Rey actúa como árbitro y es el encargado de consultar a los líderes políticos y de acuerdo a su disposición y posibilidades le encarga el intento de formar gobierno.

Los resultados de las últimas elecciones dejaron un panorama muy complicado pero no imposible para formar gobierno. El PP fue el partido más votado y consiguió el mayor número de escaños (123) insuficiente porque se necesitan como mínimo 173 votos de la cámara para lograrlo y el único partido que podría haber sumado votos con los Populares es Ciudadanos (centro-derecha) que llegó a 40 escaños por lo que continuaba siendo insuficiente, aún por mayoría simple en segunda votación, ya que el total de los votos en contra era superior.

Constatada la situación, Mariano Rajoy líder del PP renunció a la invitación del Rey para formar gobierno.

En estas circunstancias Pedro Sánchez secretario general del PSOE y candidato del Partido Socialista (segundo con 90 escaños) se ofreció al Rey para formarlo.

Para poderlo lograr, el PSOE sólo tenía una opción de éxito en su propósito y era hacer un gobierno de izquierdas con el apoyo de Podemos (69 escaños) Izquierda Unida (2) y la abstención de los partidos nacionalistas en segunda votación por mayoría simple. Sin embargo el PSOE optó por hacer un pacto de investidura imposible con Ciudadanos (que tiene un programa similar al del PP) e invitó a sumarse a la izquierda, que rechazó de plano el ofrecimiento.

Así las cosas la imposibilidad de formar gobierno se hicieron evidentes, e inevitables nuevas elecciones.

“Podemos” e Izquierda Unida pueden subir, el PSOE en su peor encrucijada

¿Puede haber algún cambio en la composición de las cámaras con un lapso de tiempo tan corto entre elecciones, dado que las posiciones de los partidos son las mismas y parece difícil que los electores varíen el sentido de su voto?

Pueden darse algunas variaciones importantes porque en estos cuatro meses hubo acciones políticas que pueden significar cambios de importancia.

1) La decisión del PSOE de negarse a pactar con el resto de las formaciones de izquierda y en cambio, llegar a acuerdos de investidura con Ciudadanos que es un partido cercano al concepto neoliberal de la economía y cuyo programa difiere poco del programa del PP, puede hacerle perder muchos votos de su ya mermado caudal de votantes cercanos a los postulados de la izquierda tradicional.

2) Los nuevos casos de corrupción surgidos en el partido de gobierno ( ahora gobierno de transición) no alterarán en mucho su resultado electoral, porque sus seguidores hacen oídos sordos a la corrupción, pero tampoco habrá demasiados electores que cambien su voto hacia este partido en estas circunstancias.

3) La posibilidad muy cercana de que Podemos e Izquierda Unida concurran a las elecciones en coalición con otras fuerzas menores, puede, por una parte, movilizar el llamado voto útil de izquierda, y por otra, dado el peculiar sistema electoral español, lograr una cantidad de escaños suficientes para pelear el gobierno a los populares o, como mínimo, desplazar claramente al PSOE de su posición y convertirse en referente de la izquierda en España obligando al PSOE a posicionarse claramente entre las dos únicas opciones de gobierno posibles.

Estas semanas que quedan para los comicios serán decisivas para el futuro político y la orientación social y económica de España y además puede tener repercusiones a corto plazo en todo el escenario europeo, especialmente en los países del sur, que son los más golpeados por las consecuencias de la crisis y las duras condiciones de ajuste dirigidas desde Berlín y Bruselas.

 

Déjanos tu Comentario


*