Hora local en Montevideo:

España en su laberinto: La campaña se radicaliza

1

Federico Rodriguez

Por Federico Rodriguez (Corresponsal en España e Italia para VECINOS)

 

 

Hace pocas semanas, en la información que envié al Diario VECINOS sobre el tema, establecía algunas consideraciones sobre el escenario de las elecciones del próximo día 26 de junio en España.

En aquella ocasión, contra la opinión de la mayoría de los politólogos y medios de comunicación españoles, apunté la posibilidad de cambios importantes en las preferencias del electorado, pese a que el lapso de tiempo entre los comicios de diciembre pasado y los próximos, es corto y la  lógica apuntaría a que los movimientos de votos entre unos y otros partidos deberían ser mínimos.

Sin embargo los hechos me han dado la razón aunque no presumo ser dueño de la bola de cristal. Sólo predije posibilidades que sugería la lógica para quién sigue de cerca los acontecimientos políticos y cuya opinión no está supeditada a intereses que no sean los de informar.

En aquella ocasión me atreví a pronosticar cambios importantes dentro del “bloque” (en la práctica no lo es) de las izquierdas por varias razones: La actitud del Partido Socialista, al negarse a formar gobierno con el resto de los partidos de izquierda y proponer en cambio un gobierno de coalición con Ciudadanos, partido considerado de centro derecha, y que de antemano se sabía, era una aspiración imposible de lograr por simple matemática.

Este juego político del PSOE condujo a un callejón sin salida, cuyo fin era impedir un posible gobierno de izquierda en el que tendría una decidida participación Podemos  apoyado  por Izquierda Unida.

La actitud ambigua del PSOE ha mermado gravemente sus posibilidades electorales y sus expectativas para estos comicios. Las encuestas le otorgan menos diputados para junio y lo peor, un deterioro bastante grave de su prestigio y otrora liderazgo de la izquierda.

Por otro lado Podemos e Izquierda Unida han sumado fuerzas formando una coalición (Unidos Podemos) y con otras formaciones independientes de circunscripciones tan importantes como Barcelona, Valencia, País Vasco o Galicia lo que les da una proyección electoral suficiente para poder aspirar a disputar el primer puesto en votos al PP y relegar al PSOE a una tercera plaza en la carrera a la Moncloa.El domingo 5 de junio,  el diario El País (España), medio de prensa no precisamente afín a Podemos, publicó en primera página una encuesta de Metroscopia ( empresa encuestadora que pertenece al diario) en la que las cifras muestran esa tendencia: si las elecciones fueran mañana las ganaría el PP  seguido de cerca por Unidos Podemos  y en tercer lugar, ya despegado el PSOE.

Pero lo que en realidad refleja la encuesta es el importante ascenso de la coalición de izquierdas poniendo de manifiesto la tendencia de los votantes del PSOE a considerar el voto útil como la forma de terminar con el gobierno de Mariano Rajoy, al tiempo que las otras fuerzas políticas se estancan o retroceden. Al día de hoy, el enemigo más grande de la coalición de izquierdas es la abstención.

La posibilidad ahora más cercana de que Unidos Podemos sobrepase al Partido Popular ha encendido todas las alarmas del sistema político tradicional, de sus medios de comunicación afines, que lo son todos, incluyendo cadenas de TV y radios, con la única honrosa excepción del Diario Público. Ha encendido también las alarmas del sistema financiero, de la Bolsa de Valores, de la iglesia, de los bancos, de la unión Europea, de Bruselas, que ya dejó saber que España debe respetar si o si las deudas contraídas, avisando a los electores que  les puede pasar como a los griegos. De Berlín que envió inmediatamente a la señora Merkel a sacarse una foto con Rajoy. Y hasta de los EEUU que ha organizado a toda prisa una visita del presidente Obama a España en plena campaña política y a un gobierno que es interino y ¡oh casualidad!, visitando Sevilla, capital de Andalucía y donde todos los expertos coinciden que se juega el destino de la elección para la izquierda porque  es el caladero natural del PSOE.

Una acción inusitada y fuera de lugar porque hace apenas un mes, la Casa Blanca anunció con bombos y platillos que suspendía la visita programada para el presidente americano, hasta que en España no se constituyera gobierno.

Parece que en este mes algo hizo cambiar la decisión de la casa Blanca para organizar de forma precipitada un viaje, protocolar, o  para hacer notar su apoyo al sistema amenazado por el populismo de Unidos Podemos. ¿Quién lo sabe?

La virulencia de los ataques de la prensa española contra Unidos Podemos está alcanzando proporciones grotescas por lo trasnochadas y ridículas. Se les acusa , entre otras cosas de estar apoyado y financiado por el gobierno venezolano, de tener conexiones con los Ayatolás de Irán, de estar también financiado por Corea del Norte, amén de querer romper España, de apoyar a ETA, de ser, por supuesto, stalinistas. a la vez que apoyar a los independentistas catalanes, 

A esta altura otorgarles el mote de populistas es casi un elogio que está reservado a politólogos de alta escuela.

La prensa diaria, incluidos los noticiarios de televisión, con la estatal TVE a la cabeza, destacan cualquier pequeño error que puedan cometer, cualquier postura que los pueda perjudicar, cualquier palabra altisonante que pueda dejarlos mal parados.

Un tipo de  campaña política que los latinoamericanos conocen muy bien y que se puede resumir en una viveza futbolera de ambos márgenes del Río de Plata:

“Como temen perder el partido, están embarrando la cancha”

Aunque este proceder puede ser también un arma de dos filos porque hoy, quien quiere, puede estar informado y decidir en consecuencia.

 

1 comentario

Déjanos tu Comentario


*