Hora local en Montevideo:

El cantor de Malvín : Pablo Terevinto

0
Por Dr. Nelson Sica Dell ´Isola

Su abuelo José vino de Italia, y tuvo aquí cinco hijos, uno de ellos Atalayo Pablo Terevinto Saldain, nació en el año 1900 en La Unión, que fue gran jugador de fútbol y Gerente del Banco Popular Agencia Goes, fallecido en 1972.
Como futbolista jugó en Peñarol, entre 1919 y 1932, primero como entreala y puntero, junto a Piendibeni, y al retirarse este pasó a ser número nueve. Y fue uno de los máximos jugadores de la historia de Peñarol, que podría disputar el primer lugar.
Se caracterizaba por la fuerza de su “pateada”, por lo que le decían “cañón 42”, que así llamaban entonces a esta arma que era la que disparaba más lejos. Junto con Young y Petrone eran considerados  los “máximos”, y entre ellos era el de mayor dirección. Y no pudo concurrir a las Olimpíadas que consagraron a los celestes, porque no lo permitía su trabajo bancario.
Fue cinco veces campeón uruguayo e integró la selección llamada “Del resto del mundo”. Casado con Elena Dubarry,  de ascendencia vasco-francesa de los Altos Pirineos, tuvo con ella cuatro hijos, de los cuales nuestro personaje de hoy fue el tercero, nacido en Goes, arriba del Banco Popular (General Flores y Blandengues) , donde trabajaba su padre, en el año 1937.
Lo conocí, como cantor hace doce años, cuando yo presidía la Academia del Tango Uruguaya, y lo invité varias veces a participar de nuestros actos. Y ya ahora, en mi domicilio de la Calle Rimac, todos los mediodías, sentía un cantor que vive casi enfrente de mi casa, que ensayaba, que resultó ser mi viejo conocido de aquellos tiempos.
Cuando él tenía 7 años, pasaron a vivir a La Blanquedad, y más tarde a Pocitos. Pero no hizo escuela en esos barrios, sino en el Colegio Nacional José Pedro Varela Escuela República Argentina, y Escuela Panamá. Pue su padre se obligó a estos cambios, pues era muy travieso, incluso peleador indomable.  Y el mimo recuerda que cuando tenía 7 años, jugando al fútbol  se peleó con otro niño. Y días después se cruzó con un hermano de él, que era muy parecido y lo confundió. Otra vez la pelea, y como este contrincante era más fuerte que él, se la ligó.
Jugó también fútbol como su padre, en los cuadros “Maciel” y “”Rápido Sport”  y llegó a practicar en Peñarol. Y también gustó del boxeo, practicándolo como amateur, dejándolo cuando pasó a ser profesional. Y aún mucho practicó equitación, pues siempre tuvo gran gusto a los caballos.
Se preparó en Academias Pitman y logró ingresar al Banco Popular en 1957. Banco comprado por el Mercantil,  y luego de la crisis de este pasó al Banco República,  volviendo después al Mercantil hasta que este cerró, jubilándose joven por dicho motivo. cuando tenía 48 años.
Desde muy niño, demostró vocación por el canto y mucho recuerda que cuando tenía 7 años cantó su  primer canción: “Adiós Pampa Mía”. Y ya un diario capitalino lo calificó como “niño prodigio”. Por lo que sus padres cuando él tenía 12 años, lo llevaron a un excelente maestro de lírica, el Sr. Domingo Dente, por entonces Director del SODRE;  y escuchando al niño, el Maestro accedió a darle lecciones de canto, estudiando con él durante quince años.
En 1960, cuando tenía 23 años fue contratado por Radio Carve, para cantar canzonetas  napolitanas  en  el Programa “Esta voz”, dirigido por Héctor Morás, auspiciado por Tintorería Regia y Tintorería Francesa, , donde actuaba acompañado por el Maestro Tacuaremboense Heber Scayola, en trío de bajo, piano y batería, percibiendo en estas intervenciones, sumas superiores a las que recibía como bancario. Eran épocas en que Carve contrataba a los máximos exponentes como  Lucho Gatica o Leo Marini. Y ya se decía que cantaba en italiano, como si efectivamente  lo fuera.
Estas intervenciones en Carve le abrieron las puertas del éxito y pronto fue contratado por los Canales 4, 5, 10 y 12 para actuar en programas de televisión acompañado por músicos como Panchito Nolé y Lamarque Pons. Interviniendo asimismo en el programa Galas Manzanares con el afamado artista español, Pedrito Rico.
Después pasó a melódicos, boleros…  y en definitiva se quedó en el tango.
Entre otros lugares imposible de detallar, se ha presentado en el Teatro Solís, en el Zafiro Room del Victoria Plaza junto con la Orquesta de los “Cinco Satélites”, no pudiendo  intervenir en la gira de este conjunto, por impedirlo su trabajo en el banco;  en Sala Verdi, Boites de moda como Pigmalión, La Cabaña, Chez Carlos y Arcobaleno de Punta del este, Parador del Cerro, Sede de AEBU, y Asociación de Afiliados a la Caja de Profesionales Universitarios presentado por la Academia del Tango de Uruguay.
En 1969 hizo una gira por España, actuando En Galicia, Palmas de Mallorca y Valencia, en Canal “Nove”, Canal 23, Salón Internacional y diversos espectáculos. Compartiendo escenarios con las primeras figuras nacionales y extranjeras de estos lugares. Regresó a Montevideo en el año 2008, decidiendo no salir más del “paisito”,  volviendo a actuar en escenarios montevideanos.  Su bella voz y sus interpretaciones han cautivado a quienes  lo escucharon.
Actualmente, después de una delicada intervención quirúrgica en su corazón, y bastante largo reposo,  está destinado a seguir cantando y sus vecinos seguimos sintiendo sus ensayos, como ya lo dijimos, generalmente al mediodía.
El artista tiene dos hijos María Cristina que le ha dado tres nietos y una bisnieta,  y Pablo Fernando que le ha dado cinco nietos.    En materia de canto,  ni ascendientes ni descendientes se ha dedicado a ello, y sigue siendo ejemplar único en su familia.
La foto que presentamos fue tomada de la carátula de su último disco grabado, titulado “Ojos de Tango”.

Déjanos tu Comentario


*