Hora local en Montevideo:

Economía (1)

0

Por  Prof. Luis Fernández ( luisfs50@gmail.com)

En tiempos veraniegos la actividad se enlentece, salvo la turística.

La ciudad parece desierta, sobre todo los fines de semana.

La parte política no escapa a la regla, esto nos permite realizar consideraciones fuera de las escaramuzas diarias, y poner la mira en las grandes líneas.

En 2005 Uruguay al igual que muchos países tenía una gran dependencia con el FMI, pero esa dependencia no refería sólo a la deuda que teníamos con esa institución, sino que más grave aún, por ese vínculo, el FMI tenía derecho a controlar y discutir muchas medidas económicas de carácter externo e interno que tomábamos como país. Manteníamos por tanto una gran dependencia con ese banco como lo dijo siempre la izquierda uruguaya.

Una de las consignas históricas fue “Romper con el FMI”. Pero sacarse al FMI de encima se podía hacer de dos maneras:

a) Negando infantilmente la realidad y declarando que como la deuda es grande no se paga y listo. Eso hizo Argentina. Esto trajo las consecuencias lógicas, de cualquier mal pagador; se le cortaron todos los créditos internacionales y así comenzó la triste década K. Hoy otro gobierno argentino debió negociar aquella deuda y sus intereses; y ahora ese pueblo está pagando con creces las aventuras populistas.

b) La otra forma de sacarse de encima al FMI, fue la que se realizó el Uruguay a través del Ministerio de Economía. Aprovechó fundamentalmente dos cosas:

1) El buen momento económico que se vivía, gracias a un aumento de las exportaciones

2) Un gobierno con un alto prestigio de sus dirigentes en el campo internacional. Basta mencionar un solo ejemplo: La actitud de Uruguay cuando se instaló Botnia. Debemos saber que los finlandeses optaron por Uruguay, porque acá nadie les pidió un dólar, para su instalación. A todos nos debe quedar claro, cuál fue el verdadero motivo de la furia “K” con el gobierno uruguayo. En el ámbito internacional, esto circula no como un reguero de pólvora, sino a la velocidad de la luz.

El plan de economía para librarse del FMI era pagarle la deuda, emitiendo bonos. Por supuesto que se cambiaba una deuda por otra. Pero de esta otra no tendríamos las “narices” del FMI dentro de nuestro aparato del estado, ni en la elaboración de nuestros presupuestos. Pero se debían tener los fondos para tal fin. Uruguay capitalizó el prestigio anteriormente descrito, emitió bonos de deuda y salió a venderlos. Esos bonos fueron rápidamente adquiridos, con distintos plazos de vencimiento.

Desde ese entonces, a cada nuevo vencimiento Uruguay, paga una parte en efectivo o realiza una nueva emisión, o ambas cosas.

Es de hacer notar que el año pasado Uruguay informó que emitiría bonos de deuda por valor de U$S 2.000 millones. Aunque usted lector no lo crea tuvo ofertas para comprarle por U$S 3.000 millones.

En ese momento Uruguay se dio el lujo de decir : “Compraré los que me ofrezcan mejores condiciones”. Ocurrió un hecho inaudito. Los inversores internacionales pujaron entre ellos, en una especie de “remate al revés”. Al final las ofertas fueron tan buenas que Uruguay decidió comprar U$S 2.700 millones.

Esta excelente gestión económica, tiene su contrapartida negativa en la muy mala comunicación de la que se hace gala.

La derecha manipuladora y la ultra izquierda deformadora, dicen sólo que la deuda uruguaya se ha multiplicado por varios dígitos, pero siempre omiten decir que las reservas han crecido casi en la misma forma. Es cierto que Uruguay recibe menos interés por su reserva depositada que por los intereses que paga; ¿Pero qué pretenden que haga este país? ¿Que además dicte las normas de la economía mundial? Algunos siguen exigiendo que Uruguay sea la vanguardia del Socialismo universal…

Repetimos. Lo que importa es la deuda neta, o sea el monto de lo que se debe menos el monto de lo que se tiene en reservas.

La prueba del artillero es que si el país estuviera tan mal económicamente como dicen algunos, entonces los inversores internacionales no se pelearían entre ellos para prestarle plata.

Este asunto de la reservas, trae aparejado otra circunstancia. Algunas voces dentro del mismo FA, cada tanto mencionan la posibilidad de usar una parte de las mismas. Hasta se dijo que se podría reinstalar el Frigorífico Nacional con un pequeño porcentaje de esas reservas. Sin ofender, creemos que es una postura muy superficial. Es cierto que si yo tengo 100 y utilizo 1, no me desfinancio. Sin embargo preocupa que no se vea esto en toda su dimensión. Ya vimos la velocidad con la que se propagan las noticias económicas entre los realmente interesados; si mañana se supiera que Uruguay echa mano a sus reservas, para un emprendimiento de este tipo. La conclusión sería: “ Entonces Uruguay no debe estar tan bien, si tiene que echar mano a sus reservas”. Supongo que a nadie se le ocurriría emitir bonos para reabrir el Frigorífico Nacional, sería un proyecto parecido a ALUR o a ALAS “U”…

Desearía que el próximo párrafo fuera leído por el Presidente del Directorio del BPS, Sr. Heber Galli.

Estimado lector. ¿Usted sabe que en 10 años, desde el 2007 al 2017, nuestras pasividades se multiplicaron por 3, tomando sus valores en euros?. Es decir que una jubilación cuyo monto en 2007 fuera el equivalente a 400 €, hoy equivale a 1200€.

Pues es así, no más.

 

Déjanos tu Comentario


*