Hora local en Montevideo:

Algo no está funcionando bien en nuestras cabecitas

0

Por Mario Morosini

Dentro de pocos días empiezan las clases en los diferentes centros de estudio, con la participación de niños y jóvenes. Son el futuro del país. Ahora bien ¿de qué país?

Nos preocupa las señales que estamos enviando a diario. Los jóvenes, también los niños, aunque parezca que están en otro mundo, el oído está atento a lo que sucede a su alrededor, con sus mayores especialmente.

Y la pregunta que nos hacemos es ¿cómo adultos que somos estamos haciendo bien las cosas?

Es nuestra gran duda y la principal preocupación.

Algunos episodios fuertes que nos generan ese tipo de preocupación y suman descreimiento en los uruguayos.

Cambio Nelson: un individuo importante en la sociedad uruguaya, dirigente político, hijo de un ex senador, con responsabilidad en el quehacer nacional, realiza una estafa y se va olímpicamente del país. Incluso le da tiempo para ajustar su huida, con su familia, saliendo sin problemas del Aeropuerto Nacional de Carrasco, luego de renunciar a sus cargos políticos, saldar alguna deuda con un colega, etc. Se marchó con millones de dólares, mientras trasciende que son ciudadanos estadounidenses. O sea nada fue espontáneo. Pero además tuvo tiempo de disparar. Luego de su ida, su último golpe de suerte fue que llegara la orden del cierre de fronteras para Francisco Sanabria cuando ya volaba para Miami o estaba en alguna piscina de esa ciudad, disfrutando del clima cálido de dicha ciudad. ¿Cómo repercute este tema en la opinión pública? 

Feminicidios: en lo que va del año, 8 mujeres fueron asesinadas y además de las marchas, protestas, etc., la situación no mejora. Tiende a estar cada día que pasa más presente en el comentario público (lo que no es malo), pero sí lo es que ocurran dichos episodios. Paralelamente, el mundo de la ficción que luego para mentes livianitas se hace realidad, nos muestra a diario teleteatros donde lo que más está presente, en cada uno de sus capítulos, son los celos, envidias, disputas entre familiares, ambición por el dinero, en fin, una catálogo de valores que deberían ser repudiados, sin embargo gozan de buen marketing.

Derecho de la mujer: la ley de interrupción voluntaria del embarazo, aprobada hace muy poco tiempo, se vio en estos días cuestionada por la propia Justicia. Ante el pedido de anulación del derecho de la mujer a interrumpir el embarazo, la pareja circunstancial de la mujer, vaya a saber con qué propósito, presentó ante la Justicia dicha anulación. Y eso hizo la jueza de la ciudad de Mercedes. No conocemos, al igual que la mayoría de los ciudadanos, los elementos que tuvo en cuenta la señora jueza y seguramente se debe haber basado en elementos jurídicos que, a los ciudadanos comunes, nos cuesta entender. Lo cierto que el derecho de la mujer embarazada, quien aduce que fue una relación puntual, sin interés de ambas partes de continuar con la relación, hoy se ve vulnerada. Sin duda se planteará la polémica y será el tema central de estas cortas vacaciones de Carnaval. 

Máquina robada en el Puerto: salió del puerto de Montevideo, una tremenda máquina sin que nadie se diera cuenta. Es como sacar por la puerta de entrada del Zoológico un elefante y pretender que nadie lo vea. Luego se dieron algunos episodios en relación a este caso, que rápidamente salió de la consideración pública. Pero no dejó de ser extraño, como extraño es que nada más se sepa del tema, y solo una pequeña noticia diciendo que se había procesado a 5 personas le puso punto final. En tren de utilizar la palabra extraño reiteradamente, no tenemos más que decir que es así: nos resulta extraño. 

Interpelaciones: en pocos días unas cuantas. Perdimos la cuenta. Sabemos que pasaron los ministros del Interior, de Trabajo, de Defensa y es posible que hubiese pasado algún otro, no importa mucho cuántos son. Está dentro del juego de la democracia. Pero ¿no será debilitar a una herramienta importante como es una interpelación? No lo sabemos, pero sí apreciamos, que la gente no las digiere. Ni se entera que hubo interpelaciones.

Paro el 8 de marzo: apoyamos todas las luchas que se hagan para defender el derecho de la mujer, muchas veces postergado en la vida real. Por supuesto que estamos contra todo acto de violencia, la de género sin ningún lugar a dudas. Todo eso lo reconocemos. Pero la idea de que los docentes paren a los tres días de iniciadas las clases, pensamos que es una de las malas señales que damos los mayores. Ganar conciencia sobre este tema, por supuesto que no solo es válido, sino necesario. Una gran oportunidad de hablarlo ese día con sus alumnos de hacer paro, se la pierden.

En un palabra, vemos con preocupación, como se suceden episodios que no educan, sino que confunden y generan elementos de perturbación en una sociedad pequeña, como la uruguaya y a nuestros jóvenes y niños, les estamos enviando un mensaje totalmente negativo. Eso es lo que nos parece, aunque siempre decimos que no somos dueños de la verdad y es posible que muchos lectores cultiven otra línea de pensamiento o reflexiones de esta índole, que pueden perfectamente enviarlas a diariovecinos@adinet.com.uy

Feliz Carnaval

Déjanos tu Comentario


*