Hora local en Montevideo:

Fútbol sigue siendo noticia policial: herido de bala en clásico de tercera entre Cerro y Rampla Jrs.

0

Cerro venía con cancha suspendida por incidentes en esa divisional. Ayer en el encuentro clásico entre Cerro y Rampla Jrs. con una asistencia de aproximadamente 100 personas, ni siquiera había policías. Se jugó en horas de la mañana, precisamente  en el Complejo Bauzá, entre otras cosas, para sacar el partido de la Villa y evitar incidentes, que igual se dieron cuando transcurrían 20 minutos del primer tiempo.

Llegaron tres motos, con seis ocupantes, empezaron a increpar a los pocos parciales de Rampla, especialmente el técnico de Primera División, Ronco López e intervino para mediar el padre de dos futbolistas de Cerro, Miguel Cervetti, escuchándose dos disparos, que hicieron impacto precisamente en Cervetti, felizmente no tuvo mayores consecuencias, incluso fue dado de alta del Círculo Católico en la noche de ayer. Pudo perfectamente costarle la vida, tuvo simplemente fortuna en la desgracia sufrida.

Aparentemente las balas eran para el “Ronco” lo cierto que estos mafiosos, terminaron con el partido, sumando un incidentemás y apostando a seguir corriendo a la gente bien de los partidos de fútbol.

Las crónicas hablan de que está identificado el agresor y que en pocas horas más será detenido. A nosotros nos parece que la agresión, cuando se procese al infractor, igual pena le debe corresponder a quienes lo acompañaron, no solamente al que apretó el gatillo. Estos personajes, en general, se mueven a nivel de patotas. Solos es difícil que actúen, por lo tanto, si las leyes no miden actualmente ese tipo de situación, urgentemente se tiene que implementar un nuevo código que también procese con la misma rigurosidad a quienes apoyan a estos mafiosos de cuarta, de igual forma, porque si acompañan por estúpidos, pues por estúpidos hay que procesarlos también.

Mientras no se tomen medidas fuertes, no existirán cámaras que impidan actuar a estos señores pichones de delincuentes.

Ahora se hablará una semana más, y todo quedará en eso, hasta el próximo incidente que se puede dar a esta altura en cualquier partido importante o de divisiones formativas.

Tan es así que cuando se juegan clásicos entre Peñarol y Nacional, en formativas, se toman medidas para impedir incidentes, llegando a ese extremo de locular. Lo sencillo es realizar el partido, en condiciones normales, apostar en las afueras del lugar donde se juegue el partido, una serie de camiones policiales con efectivos, y cuando los 100 estúpidos armen lío, ingresar y llevarlos a todos, y luego procesarlos y no dejarlos en libertad, meterles prisión fuerte y se terminan las pavadas. Parece una medida reaccionaria, pero algo se debe hacer.

Paralelamente los dirigentes de fútbol, parecería que solamente dos clubes dieron la lista de las personas que no pueden acceder a los estadios. Los demás estarían omisos.

 

Déjanos tu Comentario


*