Hora local en Montevideo:

Paz, paz y más paz

0

Por Mario Morosini

Estimados lectores del Portal de VECINOS. Se viven horas dramáticas en el mundo. Imposible de ignorar las noticias que llegan desde otras tierras. Lo sucedido en Manchester es un episodio más, de los muchos que se repiten, cada poco tiempo, donde un día mueren 20 personas por una explosión provocada, otro día un loco más arrasa con su auto una peatonal llena de gente en Nueva York y/o los cables de las agencias informan que cayeron bombas en una población civil producto de un error técnico y se nos asegura que no volverá a repetirse y al poco tiempo, las mismas noticias nos golpean duramente, sea en Francia, Inglaterra, en el mundo musulmán, etc., y así vemos que las muertes aumentan y se multiplican los mutilados, los niños desamparados, en definitiva, una verdadera locura.

No estamos en guerra, pero esto también es guerra.

Lo cierto es que alguien tiene que parar la mano. Y quienes tenemos y debemos parar la mano somos nosotros mismos. No debemos quedar al margen. Si nos ponemos a buscar quien es más o menos culpable, quién tiene razón o la tiene a medias o se justifica el acto bárbaro cometido hace un par de días en Manchester o el demente que atropelló con su auto a mucha gente en Nueva York, entonces NOS ESTAMOS EQUIVOCANDO.

Hoy más que nunca de nuestros labios y las manifestaciones que hagamos debe estar presente la palabra PAZ. Si no apostamos a la PAZ, flaco favor le hacemos a la civilización, a la humanidad y a nuestros seres queridos, a quienes les estamos dejando un mundo en permanente conflicto.

Las discusiones, los desencuentros se suceden. La humanidad no soporta más tantos conflictos. Por lo tanto, de mi boca, de nuestras bocas, de aquí en más, la palabra PAZ debe estar siempre presente. Solamente hay que ponerse a pensar que una hija, un nieto , un ser querido, esté  en un espectáculo, donde solamente se va a disfrutar y alguien, no sabemos como definirlo, se le ocurre poner una bomba y matar, solamente matar ¿qué gana o qué ganó o qué ganaron? Simplemente se siembra odio, se genera miedo, terror, todas palabras alejadas de la prédica y las banderas que debemos levantar, que son la de la PAZ Y el AMOR. Vamos a intentarlo. Y tratar de llevar el mensaje a quienes mandatamos para que tomen decisiones en nuestro nombre, o sea los gobernantes, legisladores,  a que procedan de la misma manera. A mi no me reprensenta nadie que no luche por la PAZ, no me sirve el que quiere imponer su verdad, me sirve quien brega por la PAZ, por la tolerancia, por el respeto del prójimo, de las  ideas de los otros, de sus creencias.

Los jóvenes cuando no encuentran salidas dicen “estamos en el horno”. Bueno, nosotros les estamos dejando un mundo donde en pleno siglo XXI deberías ser mucho más civilizados. Claro, se dirá, el mundo del dinero, del poder económico, son los que ponen las reglas de juego. Entonces debemos luchar para cambiar las reglas de juego imperantes en el mundo actual.

 

Déjanos tu Comentario


*