Hora local en Montevideo:

Uruguay a Rusia 2018: “aire fresco y fútbol moderno”

0

Por Eme Eme 

Teníamos razón. Ustedes disculpen que seamos tan sinceros y poco modestos. Insistimos hasta el cansancio que hacíamos la crítica desde la posición que consideramos que el “proceso” que lleva adelante el maestro Tabárez y su cuerpo técnico es brillante. Y que no termine nunca o que finalice cuando al maestro se le ocurra. Porque en el desorden que es nuestro fútbol local, solamente una persona como el maestro Tabárez puede sacar adelante, durante algo más de 10 años, una “obra” de este estilo, en un fútbol profesional que está muy lejos de lo que se vive a nivel local, por infinidad de razones, entre ellas y tal vez la principal, el factor económico, además del organizativo.

Ahora bien, nuestra crítica o duda era el motivo de por qué no podíamos generar fútbol en el medio campo. Nos criamos y vivimos, hablamos de 60 años atrás, jugando al fútbol (no existía el baby fútbol) en equipos de barrio o Liga Universitaria, donde el equipo se armaba especialmente en el medio del campo, ahí jugaban los mejores, los que generaban o le daban solidez al equipo, y otros puestos se rellenaban de la forma en que se podía.

No entendimos jamás, el por qué en Uruguay es al revés. Y sucede en casi todos los clubes, los del medio tienen una sola función: marcan. Y si no raspan o realizan esa función, no juegan. Más, en divisiones formativas es común que el aparentemente debilucho, sin fortaleza física aunque recién tenga 14 años, directamente no juega. Y el común de los mediocampistas uruguayos marcan y si pueden pasar la pelota al compañero, es otra cosa. Bueno parecería que el maestro eso lo tenía claro también, y no encontraba el “10” que le solucionara el tema. Desde el Mundial de Sudáfrica, probando con Nacho González, que jugó pocos minutos, para luego cumplir esa función, a partir del segundo juego,  Diego Forláncometido que no le era afín, pero igual rindió plenamente en ese mundial, a satisfacción. El lanzador, el armador, el estratega, no aparecía y Uruguay raspaba, se sacrificaba, metían como leones, apostaban al error del rival y de igual manera nos daban alegrías, pero nos faltaba algo. Ese gustito a poco que nos quedaba al término de un partido que nos  parecía no nos merecíamos, por lo menos a los amantes del buen fútbol. 

OTRO AIRE

Anoche, ante Bolivia, quedó plasmado en cancha, aun sin jugar bien todo el equipo, especialmente las piezas famosasya que en los primeros 45 minutos tanto Cavani como Luis Suárez, especialmente este último, no acertaron una, y teniendo además en el capitán Godín uno de los peores partidos defendiendo a la celeste.

Parecía de locos. No lo podíamos creer. Casi una década buscando un mediocampo prolijo, moderno, y precisamente los tres abanderados, tanto Cavani, Suárez y especialmente Godín, en una noche confusa estaban en el error constante. En la segunda parte levantaron los dos puntas, no así Godín.

El capitán celeste, dio la sensación que no se adaptaba a la nueva realidad. A los 5 minutos de juego, había entregado mal dos pelotas, una de ellas propició tibio contragolpe boliviano. Luego cuando salió jugando fue el que abusó del pelotazo, cuando la pelota debía pasar por Vecino, Bentancur o Valverde. Y finalmente, en esa primera etapa, un despeje que ni en el campito se puede hacer, con un compañero encima, hace rebotar la pelota en Gastón Silva y sin darse cuenta Bolivia se pone en ventaja. Sorpresa total. En el segundo tiempo, Godín (para nosotros uno de los mejores zagueros del mundo), quiso restar una pelota y convirtió su segundo gol de la noche, en contra. Porque el primero se lo adjudican a Silva, cosa que no es así, simplemente le rebotó la pelota que impulsó mal Godín. Pero lo queremos siempre al capitán. Una noche mala puede tener cualquiera.

Y nada de nervios a pesar de estar en desventaja, porque el dominio celeste era total. La prolijidad del mediocampo impactaba. El buen maneja de Bentancur, el orden de Vecino, y también la fluidez del juego de Valverde, aunque éste no hizo un gran partido, seguramente extrañando la ubicación en la cancha. Es un tema a solucionar. Jugar los tres deben jugar. No vengan con que no pueden jugar juntos. Deben jugar juntos, este mundial que viene, el otro y el otro, salvo que surja alguien superior a algunos de los tres. Y dejamos como postre a Giorgian De Arrascaeta. Eterno viajero. Hasta ahora tiene horas en el banco de suplente y pocos minutos de juego. Pero suponemos que a nadie escapa que debe jugar sí o sí. Es diferente. Puede desaparecer. Puede tener partidos malos. Puede no alcanzar el nivel que todos deseamos. Eso es posible que ocurra en algún momento. Pero debe jugar, jugando mal (anoche jugó muy bien), igual es capaz de generar fútbol y poner en carrera a dos indiscutidos, caso Suárez y Cavani. Y cuando ambos reciben juego, como anoche, aun no jugando un buen partido, especialmente Suárez, se las ingenia para convertir dos goles. Pero para eso deben recibir por lo menos una docena de pelotas medianamente bien jugadas ambos.

Quedamos plenamente satisfechos. Hasta el Cebolla Rodríguez, muy criticado por quien escribe, donde vine afirmando que como mínimo no puede ser titular, anoche, entrando unos minutos y desplegando la energía que tiene y también su real capacidad, hace un buen aporte. Y así con otros futbolistas que han sido titulares, y que no los vemos como para iniciar un partido pero sí como complemento, o sumar en algún pasaje del partido.

Un detalle de por qué el éxito del maestro Tabárez como formador de grupos. Se piden o se han pedido, decenas de futbolistas que directamente no citó el maestro y por eso recibió críticas fuera de lugar. Para el maestro Tabárez, no importa solamente lo que jueguen técnicamente, sino el tipo de personas que son. Y la escena que quiero rescatar es la del Cacha Arévalo Ríos. Ante Venezuela vio el partido desde la tribuna, porque no estuvo ni entre los 23 futbolistas que integraron el plantel. Anoche estuvo de suplente pero no ingresó. Cuando se iban hacia los vestuarios al finalizar el juego, salió a las risas abrazado con quien le quitó el puesto, el chiquilín Federico Valverde. El Cacha ha sido un triunfador y es muy posible y así lo deseamos que esté presente en Rusia. Jugará o estará en el banco, pero es una pieza de fierro como otros muchachos que integran o integraron el plantel celeste.

Actuación individual

Muslera: eficiente como siempre

Cáceres: bien, un gol, y la solvencia, aunque no alcanzó su nivel anterior a la lesión.

Giménez: muy bien

Godín: su peor partido con la celeste

Silva: muy bien.

Vecino: un reloj perfecto

Bentancur: exquisito

Valverde: buen jugador, puede rendir más

De Arrascaeta: más maduro, más jugador, con más confianza. Titular indiscutido.

Suárez: lejos de su nivel, igual con dos goles. ¿Se puede pedir más?

Cavani: goleador de las eliminatorias y siempre quiere, siempre está. Juegue bien o no. Un fuera de serie. Buen partido.

Cebolla Rodríguez: un muy buen suplente. No está para 90 minutos. Puede ser y fue gran aporte.

Mono Pereira: bien, puede integrar el plantel.

Lodeiro: trató de entrar en juego. Creemos que es otro futbolista al que le tenemos que estar muy agradecidos. 

Juez: Ricardo Marques. Líneas: Rodrigo Figueiredo y Guilherme Dias Camilo. Cuarto árbitro: Luiz Flávio De Oliveira (Cuarteta de Brasil).

URUGUAY: Fernando Muslera, Martín Cáceres, José María Giménez, Diego Godín, Gastón Silva (76′ Maximiliano Pereira), Federico Valverde (59′ Cristian Rodríguez), Matías Vecino, Rodrigo Bentancur, Giorgian De Arrascaeta (76′ Nicolás Lodeiro), Luis Suárez y Edinson Cavani. Director técnico: Oscar Tabárez. Suplentes: Martín Campaña, Esteban Conde, Sebastián Coates, Egidio Arévalo Ríos, Alvaro González, Carlos Sánchez, Jonathan Urretaviscaya, Cristhian Stuani y Maximiliano Gómez.

BOLIVIA: Carlos Lampe, Diego Bejarano, Gabriel Valverde, Ronald Raldes, Jordy Candia, José Sagredo, Christian Machado, Raúl Castro (65′ Leonel Justiniano), Jhasmanny Campos, Alejandro Chumacero (46′ Juan Carlos Arce) y Marcelo Martins (68′ Gilbert Alvarez). Director técnico: Mauricio Soria. Suplentes: Ruben Cordano, Leonel Morales, Bruno Miranda, Luis Haquín, Rodrigo Vargas, Maximiliano Ortiz, Mario Cuéllar, Pedro Azogue y Romel Quiñonez.

GOLES: 23′ Gastón Silva (U) en contra, 39′ Martín Cáceres (U), 41′ Edinson Cavani (U), 59′ y 75′ Luis Suárez (U), 78′ Diego Godín (U) en contra.

Déjanos tu Comentario


*