Hora local en Montevideo:

Peñarol a lo Peñarol: el sistema así lo quiere

0

Por Eme Eme 

No vale la pena comentar el partido que definió ayer por tarde-noche el torneo Clausura. Peñarol se impuso a Defensor Sp. por 3 a 1, recibiendo el elogio del periodismo que, en general, comenta para el sistema y tienen necesidad, para llenar las audiciones a lo largo de toda la semana, que Peñarol y Nacional ganen siempre. A como de lugar. Y este partido, fue como ocurre desde que tenemos uso de razón en este fútbol local, Peñarol y Nacional gozan de algunos privilegios.

Empiezo por el final. Uno de los periodistas de la tv le preguntaba a uno de sus colaboradores casi al término del juego lo siguiente ¿qué tres partidos tiene próximamente Peñarol en el campeonato? Y su colaborador responde: “Ante Sud América de visitante….”  Y ahí está el tema. ¿De visitante en dónde ante Sud América? que no tiene cancha y que hace recorrer cualquier potrero a los demás equipos cuando le toca ser local, menos a Peñarol y Nacional, jugando ante los grandes de “local” en el Centenario. Eso no son campeonatos, son torneos con ventajas para los poderosos, donde el sistema apuesta a que salgan campeones  uno de los dos equiposgrandes. Hay veces que le arruinan la fiesta, caso Defensor Sp.  o Danubio, pero son excepciones. Es imposible eludir la presión que se ejerce en un fútbol totalmente desdibujado.

Sin ir más lejos, la justa lucha que llevan adelante los futbolistas de Más Unidos Que Nunca, también ayer domingo, por un episodio desgraciado, fractura del futbolista Peña de Danubio, tuvo que esperar media hora tirado entre el estacionamiento de autos, la venida de una ambulancia, algo que tendría que estar suficientemente cubierto (si los derechos de imagen fuesen realmente para los futbolistas), pero que no estaba la ambulancia porque no se puede pagar.

Así es nuestro fútbol, nos inhibe de poder comentar este tipo de juego, que nos apasiona, pero como somos defensores de la justicia, en todos los planos, nos quita las ganas.

La honestidad de los árbitros. No la ponemos en duda. Siempre lo dijimos. Nuestros jueces son honestos.  El problema es la tremenda presión que sufren. Si nosotros fuésemos jueces, es posible que también cometemos esos errores. Presión que se siente antes, en el partido y a posteriori, si el equipo del comisario (Peñarol o Nacional) consideran los “formadores de opinión” que fueron perjudicados en algún fallo lo que se habla, por mucho tiempo y se recuerda en cualquier circunstancia es casi eternoAyer, las protestas fueron tales, y permanentes, que pocos hubiesen sido, con un buen arbitraje que llegaran a completar los 90 minutos de juego.

Y  lo de la terna de Daniel Fedorczuk, Nicolás Tarán y Mauricio Espinosa fue triste. Una pobre actuación. Una falta de personalidad total. Se pueden equivocar. Es humano. Lo que no se puede aceptar, es que los futbolistas les metan la pesada. Uno mira por tv el fútbol europeo o en otros país (en Argentina es similar al nuestro), y no existe la protesta. Muy rara vez ocurre. Esto es ya un método. Un periodista en el primer tiempo del partido de ayer, decía que controló por cronómetro cuánto se jugaba. En 51 minutos que duró el primer tiempo se jugaron solamente 21 minutos. Todo lo demás fueron protestas, entreveros, discusiones, etc. Insólito.

La primera jugada con infracción fue un foul para amarilla de Gargano, el primero de tres seguidos que cometió el volante aurinegro ante Matías Cabrera. Y en el primero de pique protestó. Y el Cebolla le daba la razón. Así siguieron protestando todo, creemos que fue utilizado como método porque de otra forma no podemos explicarlo. Y claro, ante el primer foul de Cardaccio, vino la amarilla para el violeta condicionándolo para el resto del partido. Y luego lo que todos vimos. Un tremendo penal del golero Dawson, donde se le tira con el cuerpo a Waterman logrando desestabilizarlo y luego con su mano izquierda le toca la pelota. Curiosamente la tv no pasa la repetición como nos tiene acostumbrados. Era obvio que no podían hacerlo, era desautorizar a su comentarista que afirmaba que no fue penal, mientras el relator decía que solo era tarjeta amarilla dando el número del artículo del nuevo reglamento. Y bueno, si ellos lo dicen, entonces parece que no fue penal. Pero lo fue. Y vino la expulsión de Lamas. Insólito. Y enseguida la expulsión de Waterman, correcto el juez, el panameño ante la provocación y actitud antideportiva de Estoyanoff, entró como un angelito. Ahí se le volvieron a quemar los papeles al juez. No vio que Dawson que cruzó toda la cancha para encarar al panameño, teniendo ya tarjeta amarilla, así como otros futbolistas, que al tomar la decisión que aplicó con Waterman de sacarle roja, a otros, de ambos equipos también debió sacarle la roja. Pero no, la película se volvía a repetir. Otra vez 11 contra 9 y un tiempo a jugar. Y todos contentos. Y hoy, la “cátedra” habla de lo invencible que es Peñarol, y el bla, bla, bla de siempre. Así vamos. Pobre fútbol, menos mal que apareció el maestro que puede aislar a la celeste de esta mediocridad de fin de semana en fin de semana (ahora cada tres días será), y poner a la selección en un nivel de competitividad, que el fútbol local no tiene.

Peñarol sin duda saldrá campeón del torneo Clausura y seguramente de la tabla Anual. Defensor Sp. recorriendo distintos campos de juego no podrá resistir por más de contar con 4 unidades a favor en la Anual. Además tendrá un plantel diezmado, siendo el mismo integrado por muchos juveniles. Son muchos en Defensor Sp., que para la final o finales del Uruguayo, ya ganó esa posibilidad de jugarla el equipo violeta por ser campeón del Apertura, piden jueces del exterior. Es lógico, el que se quemó con leche decenas de veces, con ver un ternerito ya es para ponerse a llorar.

 

Déjanos tu Comentario


*