Hora local en Montevideo:

Nos llevan de las narices

0

Por Eme Eme

Hace pocos días fui a una charla que dieron funcionarios del Ministerio del Interior en la Asociación Cristiana de Jóvenes (Portones de Carrasco), que resultó estupenda. Estaban las principales autoridades de la zona, los principales jefes de la Región 2, más los comisarios de las seccionales 11 y 14, y oficiales encargados, junto a una abogada, de asesorarnos sobre el nuevo Código Penal. También nos escucharon. Respondieron las preguntas de los vecinos.

Creo que éramos por cada funcionario del Ministerio del Interior que se hizo presente, un vecino. O sea ellos eran 10 y de jerarquía y los vecinos éramos también 10. Me dio vergüenza ajena. Claro, a esa hora están los informativos de tv. Y el tema ese día era la infame muerte de la niña Valentina en la ciudad de Rivera.

El miércoles 29 de noviembre existirá otra charla, también con temas vinculados a la seguridad, a la forma de actuar del vecino ante la delincuencia, etc. Será en el mismo local y a partir de las 18 y 30.

¿Por qué nos llevan de las narices? Son brotes que se producen en el tema seguridad. Si no hay noticias que les importan, surge el tema de la violencia y son 15 minutos sin parar de noticias policiales. Y al otro día, en la feria, en cualquier reunión social o evento, el tema es ese. O sea “nos llevan de las narices”. Mientras, cuando tenemos la ocasión, perdemos la oportunidad de informarnos y luego caemos en reflexiones alejadas de la realidad, pero son las que “consumimos” en los medios.

Por ejemplo, la muerte de la niña Valentina es horrible. Nos conmueve a todos. Y nos deja un sabor amargo. Lo curioso que hacía una semana atrás, un niñito de dos años, había esperado un corazón para ser trasplantado. El mismo no llegó y el niño murió. Para nosotros, un episodio tan dramático como el de Valentina. Pero la repercusión es distinta, una tiene difusión en la prensa, el caso de la niña, y lo del niño se hizo poco ruido, y es tremendo, por lo menos nosotros lo sentimos así. Porque existe una ley muy precisa donde aquel que no hubiese firmado estando en vida que no quería donar sus órganos en caso de muerte, esos órganos podían ser trasplantados en caso de compatibilidad. Y nos parece muy extraño que no se hubiese podido conseguir un corazón para ese niño. Pero acá podemos estar opinando de ignorantes. No así en el manejo que se hace de la información y como repercuten las noticias en la gentes, si lo dicen los medios, es importante, si no lo dicen o lo informan poco, pierde fuerza.

Ni hablar en temas políticos. Un calzoncillo o un gasto que no se adecua a su responsabilidad, según quien sea el político en cuestión puede ser tema para meses o años, mientras que otros sucesos muy graves, manejar alcoholizado y herir a una persona u otros casos, también de políticos, que hoy todos conocemos  se arreglan con palmaditas en la cola, y desaparecen de la cabeza de la gente o directamente ni se enteran.

¿Qué hacer con el tema seguridad? 

Por ahí es una idea loca. La seguridad no es simplemente responsabilidad de un gobierno o de la justicia o mismo un tema exclusivo de la policía. Por supuesto que todos tenemosdistinto tipo de responsabilidad. Pensamos que es responsabilidad de todos los que integramos la sociedad. También de aquellos que muchas veces somos víctimas de la violencia o situaciones delictivas, e incluso accidentes de tránsito.

Y de la misma manera que existe en algunos países entrenamiento militar a sus ciudadanos (que no compartimos), en este tema nos parece que se necesitaría recibir información “obligatoria” para todos los ciudadanos del país. Repercutiría en un accionar más efectivo, si se cuenta con una población informada.

No puede ser que la policía esté aplicando un funcionamiento descentralizado, con incorporación de elementos tecnológicos, que se traigan cámaras por ejemplo u otros elementos y la población no esté al tanto y ni siquiera sabe cómo actuar. Porque los medios de comunicación se preocupan de informar que a la viejita de un barrio, dos muchachos en una moto la robaron. Obviamente nadie dice que se tenga que ocultar, pero también dar las otras “armas” con las que cuenta la población. O conocer el nuevo papel de los fiscales en una investigación y hasta dónde puede llegar la policía, porque existe un nuevo Código Penal y lo único que conoce la población son las discusiones de los políticos, pero no la esencia del nuevo Código que tiene avances notorios y de gran alcance.

En fin, seguimos pensando que la información es inadecuada. Los medios de comunicación informan sobre lo que vende. Pero la responsabilidad de un Gobierno es informar a la población sobre lo sustancioso.

Hay, ya lo dijimos y lo repetimos, en la administración del Estado, bastante más que un millar de funcionarios están destinados a oficinas de prensa y comunicación, en todo el país y en cuanto repartición exista, personas todos, “teóricamente”, trabajando en áreas que apuntan a esa función.

No tenemos o no contamos los uruguayos, con una coordinación de esos esfuerzos, cada uno actúa como quiere sin importar mayormente si se llega o no se llega a la población en general.

Si estamos equivocados, nos gustaría que nos lo hagan saber. Pero en cuanto a comunicación, perdón que seamos poco modestos, creemos que no estamos equivocados.

Y para terminar, en el tema de Seguridad, si no está involucrada toda la sociedad, será muy difícil ordenar o mejorar sustancialmente la situación.

Déjanos tu Comentario


*