Hora local en Montevideo:

Cómo funciona la onda verde en Montevideo

0

La coordinación semafórica administrada desde el CGM depende de la velocidad, el sentido de circulación y el volumen de tránsito. Está pensada para circular respetando niveles máximos de velocidad.

Desde la puesta en marcha del Centro de Gestión de Movilidad (CGM), la Intendencia ha logrado mejorar los tiempos de circulación en la ciudadreduciendo la velocidad, uniformizando el tránsito y, lo más importante, con reducción de la siniestralidad.

Montevideo tiene 690 semáforos. En la primera fase de implementación del CGM cubre el 26% de la red semafórica de Montevideo centralizada, es decir,197 intersecciones o cruces.

Esto implica que están coordinados los semáforos a lo largo de las principales vías gestionadas desde el CGM: rambla, avenida Rivera, avenida Italia, avenida 8 de octubre, bulevar Artigas (en su tramo Norte – Sur) y avenida General Flores.

Para los semáforos que están coordinados desde la Intendencia, se definen tramos en los que la duración del ciclo de los cruces semafóricos (cambio total de la suma de todas las luces verdes, amarillas y rojas) es igual, lo que permite establecer coordinaciones entre los distintos semáforos de esos tramos denominadas “ondas verdes”.

Los sentidos y velocidades de coordinación se definen en función del volumen de tránsito circulante (que depende de la hora del día), así como de los límites de velocidad establecidos en los tramos en cuestión.

Las coordinaciones usualmente son con preferencia para vehículos que circulan desde el Este hacia el Centro en la mañana y desde el Centro hacia el Este en la tarde.

Sin embargo, lo que define la activación de la coordinación no es un horario sino un volumen de tránsito que circula en un sentido dado: la programación de las coordinaciones responde al radio del tránsito en tiempo real.

El objetivo siempre es que la circulación sea lo más fluida posible, reduciendo el número de detenciones y manteniendo las velocidades de circulación dentro de los límites legales definidos.

Por tanto, si el conductor pretende seguir la “onda verde” en ningún caso podrá hacerlo si circula en exceso de velocidad.

Los resultados obtenidos luego del primer año de operación del CGM demuestran que si el flujo de tránsito circula a una velocidad constante y uniforme entre todos los vehículos, las “ondas verdes” se traducen en una forma mucho más confortable y segura de circular.

Está previsto que en la segunda fase -ya en proceso de implementación y que finalizará a fines del año 2018– se incorporen otras arterias además de la zona centro de Montevideo, lo que nos dará una cobertura aproximada al 70% de la red semafórica centralizada, esto es, 435 intersecciones o cruces.

De todos modos, en algunos tramos que aún no se ha centralizado la coordinación se cuenta con sincronismos por franja horaria, que tratan de dar preferencia a uno u otro sentido de circulación.

Déjanos tu Comentario


*