Hora local en Montevideo:

Gardel-Razzano

0

Por Dr. NELSON SICA DELL´ISOLA

SU DEBUT PROFESIONAL EN MONTEVIDEO Y UN RECUERDO PARA ANGELITO RODRÍGUEZ

 El 18 de junio de 1915 Gardel y Angelito Rodríguez, actuaron casi simultáneamente en el  “Royal Theatre”, de la calle Bartolomé Mitre, entre Buenos Aires y  Reconquista, al lado del Pigall uno de los más importantes cabaret de la época. Lugar donde no solo se  hacían representaciones teatrales como pudiera sugerir su nombre, sino también otro tipo de actividades: deportivas (en especial boxeo), y aún políticas, como por ejemplo las reuniones de la Convención del Partido Colorado en época de José Batlle y Ordoñez. Entre otro tipo de eventos se recuerda una temporada de revistas, organizada por el recordado Ángel Curotto, incluida en 1930 en los festejos del Centenario de la Jura de la Primera Constitución Uruguaya.-

Gardel con Razzano lo hizo el viernes 18 a las 21 horas, y Angelito Rodríguez el domingo 20, en la tarde.  Y los dos eventos fueron anunciados en  el mismo programa.  

El Empresario de este teatro era un antiguo barítono llamado Visconti Romano, que en esos momentos estaba preocupado porque su Empresa no marchaba como él lo deseaba. Entonces recurrió a un amigo suyo Manuel Barca, conocido con razón como “El Rey de los Empresarios”,  en procura de traer algo de Buenos Aires, que mejorara la taquilla.-

En el Teatro Nacional de la Capital argentina, estaba actuando en ésos momentos el Dúo Gardel-Razzano en sus primeras presentaciones, acompañados por la guitarra del “Negro” Ricardo. Y de inmediato los contrató para actuar en Montevideo, ofreciéndoles cincuenta pesos por día, que enseguida aceptaron.-

El gran periodista que fue Julio César Puppo, “El Hachero”, en su libro “Ese mundo del bajo”, relata que los artistas fueron recibidos apoteósicamente, y la ciudad apareció llena de carteles anunciando el debut; tanto que Gardel le dijo a Barca: “Che Barca, van a creer que soy un Caruso”.-

Antes hubo una función privada para la prensa y autoridades, y el día del debut no cabía un alfiler en el Royal, donde entre otros temas cantaron “El Pangaré” y “La Pastora”. Delirando el público de entusiasmo, por lo que la función se extendió hasta  más de la medianoche. –

Opinamos que en esos momentos se estaba gestando el advenimiento de una nueva etapa en el canto, que los cantores iban sustituyendo a los payadores, y que el público, ya desde esa primera actuación, aclamaba a Gardel como un ídolo, gritando repetidamente “Cantáte otra Carlitos”. Que fue sustituyendo al “Cantáte otra Medina”, referida al payador Juan Medina, obrero gráfico del Diario “El Día”, de gran aprecio por el público.-

Terminada la función, Gardel lloraba de emoción en su camarín, donde concurrió Barca a felicitarlo, respondiendo el Mago: “Hermano Barca: todo esto te lo debo a vos”.-

Muchas veces en los programas, como en este caso, se reunían canciones con peleas.-

Así, el programa del 18 de junio de 1915, del referido teatro de Montevideo,  anunciaba para ese viernes 18, el “Soberbio Debut: Gardel-Razzano, Estilos, cifras, tonadas”, (como se ve todavía no cantaban tangos). Se le anunciaba como “Dúo Criollo”, como también lo llamaban en Buenos Aires, lo que según el diccionario de la lengua es el “Americano descendiente de Europeos”. Y como si esto fuera poco, al costado y en recuadro lo refiere como “Dúo Nacional”, que también, según el diccionario es el “natural de una nación, en contraposición a extranjero”. Porque tanto Gardel como Razzano, lo eran en el lugar donde lo anunciaban, esto es Uruguay.-

En concordancia con lo expuesto, en  el Diario “El Tiempo”, del 24 de junio, al hacer la crónica del acto, se refiere al dúo como “los jóvenes compatriotas”. Es que nadie dudaba de la nacionalidad de ambos, que por entonces estaban muy lejos de ser famosos.-

Nos referimos al debut del dúo como profesionales, pues antes del mismo actuaban en diversos lugares de Argentina y de Uruguay, en especial en bares, encima de una mesa o de un casillero, recibiendo como única remuneración lo que voluntariamente les daban los parroquianos en un platillo, o el resultado de una rifa de una botella de caña o de ginebra.-

El mismo programa anunciaba,  para el domingo 20, el “Sensacional encuentro de Box” entre el campeón chileno Aníbal Parada, con el campeón uruguayo Angelito Rodríguez”.  Los precios variaban, entre $2,50 y lo que antes llamábamos un real esto es $0,10.-

Gardel era uno de los grandes amigos del Boxeador uruguayo  Angelito Rodríguez, y se admiraban recíprocamente por sus respectivos triunfos. Como  tiempo después lo fue con Andrés Recalde Míguez, otro de sus boxeadores preferidos, que asistía e hinchaba por él en sus combates.

Una dedicatoria de Gardel, a Angelito,  conservada por las hijas, Ángela y María Esther Rodríguez Carminatti, que hemos tenido a la vista, decía “A mi amigo de las miquetas famosas”, llamando así a los golpes directos, sus cross de derecha imparables. Y fueron también ellas quienes me prestaron el original del programa, para fotocopiarlo, y usarlo, como lo incluí en mi libro “El tango, el boxeo y…Gardel”, en su tamaño original en  cuatro dobleces por su tamaño.-

La  foto que insertamos,  fue tomada por Caruso en el año 1933, en oportunidad de la última actuación de Gardel en Montevideo, o sea en su pleno apogeo  cuando ya el boxeador hacía tres años que se había retirado pero mantenía  firme amistad con el zorzal.

Otra parecida, aunque solo de las caras, está en el  libro “Páginas abiertas” (Pág. 487, Nro.128) del Dr. Eduardo Payseé González, señalándose la amistad entre ambos en la Pág. 483.-Y también en la Pág.177 del libro “El Gran Desconocido”, de Erasmo Silva Cabrera (Avlis), y otras fotos en grupos donde aparecen ambos.-

Sin perjuicio de la afición de Gardel por el turf, eran épocas en que el box y el fútbol eran los deportes más populares de su tiempo, y se practicaban “en los potreros”, y en todos los barrios. Era uno de los berretines de los habitantes de nuestros pueblos, que debe sumarse a “Los Tres Berretines” a que se refiere la película de ese título, segunda  de cine sonoro argentino, luego de filmada “Tango”, estrenada el 18 de mayo de 1933, protagonizada por Luis Sandrini.-

Se trata de una disciplina deportiva reglamentada en Inglaterra en 1860, que en los países platenses tuvo tardío desarrollo. Y en Montevideo, la primera Academia apareció en 1900, cuando se fundó el  “Montevideo Boxing Club”, con profesores europeos, uno de los cuales, el francés Carlos Belou,  fue el maestro de Angelito, y también entre otros de Alberto Suppicci y Tomas Parson. Clases dictadas en los fondos de un café de 18 de Julio y Tristán Narvaja, y en un club político de Narvaja y Maldonado, porque eran épocas de que este deporte estaba prohibido y cualquier espectáculo debía hacerse en secreto, como se hizo algunas veces en el Diario “La Tribuna Popular”, en rings improvisados, fáciles de desarmar ante una inminente presencia policial.

A ello no podían ser ajenos “El Mago” y Angelito, unidos en la fama y en la popularidad.  En momentos en que estas dos actividades, sin perjuicio por supuesto de otras, entrecruzaron sus caminos, y eran verdaderos “Berretines Populares”. Aunque Enrique Susini, cuando para la Empresa Lumiton firmó la película “Los Tres Berretines”, protagonizada por Luis Sandrini, mencionó sólo el fútbol, el tango y la radio, olvidándose del boxeo.- 

“Angelito” Rodríguez (21 de julio de 1891-10 de octubre de 1974), campeón sudamericano en 1917 conquistado en Chile, fue también muy amigo de Eduardo Arolas, de Gerardo Matos Rodríguez, Minotto di Cicco, Francisco Canaro, Juan “Pacho” Maglio, Carlitos Warren, Pintín Castellanos y muchos más, y frecuentaba el Bar sito en Avda. 18 de Julio y Paullier cercano a su domicilio, donde entre otros se reunía con otros boxeadores y amantes de las cosas populares como el tango. Y también en el  “Café De los Angelitos” de Buenos Aires.-

Gran amante del tango, y buen artista plástico, ha recibido el reconocimiento oficial de la Comuna Montevideana, al resolverse por unanimidad, a 20 años de su muerte, (17 de junio de 1994) dar su nombre a una calle de la Aguada,que fue su barrio natal, que corre entre General Freire y Coronel Francisco Tajes, frente a la Plaza Francisco Acuña de Figueroa. En una de sus esquinas hay una placa que textualmente dice:

Screenshot_6

Angelito fue propulsor de la Academia Uruguaya de Boxeo, fundada el 3 de julio de 1913, con la finalidad de buscar nuevos cultores, para este deporte que estaba en sus comienzos entre nosotros. Y el 17 de setiembre de 1996, se emitió un sello postal en su memoria.

De nombre completo Ángel Daniel Rodríguez Caridad,  fue la primera gloria deportiva internacional uruguaya de importancia, que en 63 peleas ganó 45 por K.O., 13 por puntos, empató en 4, sólo tuvo una derrota y nunca fue declarado fuera de combate.-

El 27 de mayo de 1916, se dio la tercera pelea suya contra José Contatore, en el Teatro Casino. En las dos anteriores un triunfo para cada uno, por lo que era la decisiva. Angelito de Aguada, y “Pepo” del Barrio Sur. En el 12 round fue declarado vencedor Angelito, y por lo tanto Campeón Uruguayo. Que conservó oficialmente hasta 1925, siendo su manager José Pedro Vassena.-

El 17 de setiembre de  1917 logró el título americano en Chile en categoría medio-pesado, cuando ya era campeón uruguayo, y había logrado más de una veintena de triunfos.-

En Chile, luego de tres triunfos, en los que venció  por K. O.  contra Fuenzálida, Puentes  y Podestá,  en el primer combate en el tercer round y en  los otros dos en el cuarto, se enfrentó en la final con el panameño William Daly, venciéndolo por K.O. en el tercer round, con un fuerte cross de derecha, su famoso golpe directo o “miqueta”, en pelea concertada a 20 rounds. Logrando así la Medalla de Oro. Los pronósticos era favorables al panameño, con excelentes antecedentes y que muy poco tiempo atrás en un final trágico, había dejado  muerto en la lona al llamado “Chilenito”  Morales, en el 16to. round.-

En esta final estuvieron presentes Gardel, Razzano y también la española Paquita Escribano, de quien se dice tuvo también un romance con Gardel, y que bailaba con el guitarrista Ricardo. Triunfo muy festejado a nivel popular, una vez recibido  a las 2 y 25 de la mañana, el telegrama remitido por su asistente Gandulfo, en época en que no había transmisión radial, lo que el telégrafo comunicó telefónicamente al “Tupi Namba”, y al “Petit Salón”, donde ansioso esperaba el público. Formándose de inmediato una Comisión de Homenaje presidida por el Dr. Vicente Lapido, Director del Diario Matutino “La Tribuna Popular”, en esos momentos el decano, que había sido fundado en el año 1879, y cerró en 1962. Que integraron entre otros, Baltasar Brum, Lorenzo Batlle Berres, Atilio Narancio, Gualberto Tellechea, Eugenio Cailles, Francisco Ghigliani.-

Era la primera conquista internacional deportiva de Uruguay,   lograda siete años antes que el primer campeonato olímpico de fútbol ganado por los uruguayos.-

El 12 de enero de 1918, se enfrentó a Luis Ángel Firpo, que luego llegó a disputar el campeonato mundial con Jack Dempsey. Que se hizo en el Teatro Casino de Colonia y Andes, y que el historiador argentino Horacio Estol Rodríguez, evocó emocionado: “Hombre…me acuerdo que esa noche en el ring side, estaba Carlitos Gardel, del que era muy amigo. Firpo estaba fuera de combate y Gardel aplaudía”. Como se relata en nota de José Laurino, publicada en “Club de Tango” dirigido  por el siempre bien recordado Oscar B. Himschoot.-

Supo retirarse a tiempo a los 39 años de edad, en  la plenitud de sus triunfos, y vivió hasta los 83, que no los demostraba sino todo lo contrario, manteniendo siempre su prestancia y sonrisa que nada hacía pensar que era un boxeador. Se decía de él que tenía “una pinta matadora”, que lucía como un galán, como se aprecia en la foto, sin las marcas que generalmente deja este deporte a quienes lo practican.-

Del excelente libro “Historia del Boxeo Uruguayo” del Dr. César Jones Mazaite, extraemos la siguiente cita, que a su vez él sacó de “La biblia del boxeo” Nro. 6, de junio de 1984:
“Un dato inédito del famoso Luis A. Firpo, el que sacó a Dempsey del ring. Debutó en 1917 y en su segundo combate lo llevaron a Montevideo a pelear contra un tal Ángel Rodríguez, y el famoso “Toro salvaje de las pampas” recibió tremendo mandoble sobre un costado de la oreja a poco de iniciada la cosa y durmió tres días seguidos…”
A su vez “El Veco”, en su Diccionario Deportivo del Uruguay, después de similar comentario, afirmaba que “Pasa el tiempo, Firpo adquiere renombre mundial y vuelve a Buenos Aires con fama y dinero. Nunca más enfrentaría a Angelito que incluso llegó a desafiarlo por el diario Crítica”.-Y en la página 169 nos dice que “El experto cronista argentino Julio Ernesto Vilaen una televización de boxeo, en 2006, comentó que el cantor Gardel, presente junto con Razzano en la pelea en la que Firpo cayó fulminado por Angelito Rodríguez hinchó absolutamente por el uruguayo», lo que para él, se agregaría a los elementos que reafirman la tesis de la nacionalidad uruguaya. –
Una opinión más, muy respetable por cierto, esta vez de un cronista argentino importante.

Déjanos tu Comentario


*