Hora local en Montevideo:

Malvíiiiin, viejo campeón sin fin

0

Fotos: Antonio Scuro Sierra

En la séptima final de la serie Malvin derrotó a Aguada por 77-72 (5) y se consagró campeón por quinta vez. El conjunto de Pablo López contó con un Nicolas Mazzarino quien con sus 43 años fue un referente y puso un par de triples muy oportunos demostrando la clase del capitán. La lesión de Souberbielle al inicio del partido fue un golpe duro que igual supo asimilar el campeón. El cuarto final iba a tener un ida y vuelta permanente y de subida emoción definiéndose el juego en los últimos segundos, ante un Palacio Peñarol colmado, con aliento permanente de las dos hinchadas, para el elogio la de Aguada que asumió la derrota con dignidad. Nicolás Mazzarino con sus 18 puntos fue el goleador de Malvín y la figura del encuentro. Hatila Passos lo secundó de gran forma con 15 puntos

Títulos

Es el quinto título que consigue el Playero, todos de la mano de Pablo López. Malvín tras consagrarse campeón por primera vez en 2006/07; Consiguió el campeonato de 2010/11 y fue bicampeón en 2013/14 y 2014/15. El título del martes 29 de mayo es el correspondiente a la LUB 2017/18 es su quinta estrella de Liga Uruguaya y seguramente la última final que se jugó en el Palacio Peñarol, ya que las futuras estará pronto el Arena Antel.

ASC_5735

Temporada

Los dirigidos por Pablo López tuvieron un año que fue de menos a más, diríamos regular. Finalizó segundo tras obtener 21 triunfos en 31 partidos disputados (Liguilla 5-2). Además en Playoff pasó sus serie por 3-2 (vs Hebraica en Cuartos) 3-1 (vs Defensor en Semi) y 4-3 (vs Aguada en la Final) para un total de 10-6 en la fase final.

Plantel

Mucha juventud acompañó a los más experimentados para lograr la nueva Liga: Marcos Cabot, Nicolás Mazzarino, Hatila Passos, Dominic McGuire, Juan Santiso, Fausto Pomoli, Marcel Souberbielle, Harper Kamp, Emiliano Serres, Santiago y Sebastián Pereira, Iñaki Erroizarena, Theo Metzger, Gonzalo Díaz, Bruno Acosta ASC_5617

El Mensuario VECINOS estuvo presente y extiende las felicitaciones a su presidente, Sergio Somma y en su nombre a toda la directiva playera, especialmente a su barriada . Malvín volvió a regalarle a la popular hinchada un nuevo título, festejado hasta las primeras 4 horas del miércoles 30.

Relato de un aficionado

Por Hugo Giovanetti Viola

Acabo de ver la extraordinaria final del campeonato uruguayo de básquetbol. El amor a este deporte es algo que también le debo a mi padre, que era un maestro torresgarciano y fue un ajedrecista de primera categoría a los 17 años. Él captaba la belleza ajedrecística que hay en un partido bien jugado y me llevaba a verlo desde chico, al mismo tiempo que me leía a Herrera y Reissig y García Lorca. El fenómeno poético aparece en cualquier actividad humana, y alimenta a los pueblos. Fue hermoso no ser hincha ni de Malvín ni de Aguada, y poder disfrutar objetivamente de un juego tan parejo y apasionante, donde un jugador de Malvín (Souberbiellie) se lesionó el tendón de Aquiles y perdió un contrato en Puerto Rico porque lo tienen que operar. Pero igual estaba feliz, porque nació en Malvín. Claro que la diferencia la hizo el gran Nicolás Mazzarino, que tiene 42 años y fue goleador 12 años en el básquetbol italiano. Fue Mazzarino el que desequilibró algo parejísimo. ¿Cómo puede pensarse que a hombres como él, que también descolló en la selección uruguaya, se le puede plantear que «tiene que tirar para atrás en dos partidos de una serie así se recauda más»? ¿Cómo puede pensarse que la corrupción es más fuerte que la grandeza humana a la hora de brillar para la gente? Vayan a plantearle al Indio Solari que cambie las letras para atraer gente tibia!!!! Artigas en Purificación fusilaba a los mensajeros que le traían propuestas de rendición a cambio de patacones!!!!

Yo jugué tres años federado en los menores del Marítimo Punta Gorda y entendí para siempre lo que significa meter una pelota para que sonría el mundo. Y los que no entienden eso mejor no hablen de básquetbol. La única pena es haber extrañado tanto a mi padre esta noche. Y puedo asegurar que los mejores momentos de su agonía los pasó viendo básquetbol en la televisión. Bendita sea la vida.

Déjanos tu Comentario


*